lunes, 14 de marzo de 2011

Nel mezzo del cammin de nostra vita

"En mitad del camino de la vida", o sea, en la mediana edad, me pareció siempre una bonita cita dantesca. Hasta que he llegado a esa encrucijada, y me he dado cuenta de que el Dante sabía lo que se decía. Uno se siente, a veces, aplastado entre su pasado y su futuro, exactamente en medio. La juventud otea un futuro fantástico, que da gusto soñar. La vejez, un pasado agridulce, que resulta entrañable recordar. En la mediana edad es cuando uno ya tiene un pasado, que le compromete, y un futuro, que exige ser hecho realidad. Con todo, la situación también tiene sus encantos y sus posibilidades. Dante, sin ir más lejos (porque más no se puede), se marcó la Divina comedia.

7 comentarios:

Relicary dijo...

Vaya, esta cita aumenta mis ganas de leerme de una vez esa edición de Cátedra que tengo en mi estanterçia y que me compré adrede con anotaciones para entender este tipo de cosas. Buenos días.

marinero dijo...

Laudable propósito; yo tengo a la Divina Comedia, probablemente (son palabras de Borges), por "el libro más justificable y más firme de todas las literaturas". Requiere, como todo lo que de verdad vale la pena, de un esfuerzo por parte del lector. Pero no conozco ningún libro que lo recompense mejor. Es "el libro para la isla desierta", suponiendo que a una isla desierta valiera la pena, de tener que escoger uno solo, llevarse un libro que no fuera el que explique cómo largarse de allí.

Ana dijo...

Santa Teresa la montó buena al llegar a la cuarentena.

María dijo...

En la mediana edad es cuando uno ya tiene un pasado, que le compromete, y un futuro, que exige ser hecho realidad.
¿Pero se puede saber si se está en medio o al final del camino?

Gonzalo dijo...

Bravo.

He pensado en ocasiones algo parecido -somos de la misma quinta- pero ni por asomo me lo había explicado a mí mismo así de bien.

E. G-Máiquez dijo...

Estoy con Gonzalo, María. Yo también lo había pensado en ocasiones y sólo Dante me lo ha explicado así de bien. No importa tanto si acabaremos antes o después, que eso no se sabe, sino la sensación de tener medio camino por detrás y medio por delante. Eso es la mediana edad.

María dijo...

¡Claro que sí! Por eso he copiado literal la frase, para subrayarla o suscribirla. La suscribo de pe a pa.

Y aparte (me sobraba el pero, ya veo) digo que la incertidumbre de cuándo llegará ese momento, debe hacernos marchar deprisa, aprovechando el minuto, para que esa media vida que queda nos de tiempo a vivirla entera aunque sea en lo que queda del día.