sábado, 26 de marzo de 2011

Rima Berzosa

El Excelentísimo Rector de la Complutense, Berzosa, ha dicho, como gallarda respuesta al ataque sufrido por la capilla de Psicología, que no deberían existir capillas en la Universidad. Ea: la víctima tiene la culpa. Eso es, además, como decir que los árboles tendrían que prescindir de sus raíces o que a los niños les sobran las madres. Como todo el mundo —menos Berzosa— sabe, la Universidad nació en Edad Media de la Iglesia Católica y sus estudios de Teología. En la constelación de blogs cristianos, numerosa y combatiente, se clama por su dimisión. A Berzosa en persona sólo le he visto una vez, cuando inauguraba un congreso sobre Ramón Gaya, uno de los principales pintores y escritores del siglo XX. Dijo que, como él era economista, no conocía a Gaya (comentario muy universitario), pero que había leído algo en Público, único periódico, junto a El País, que sigue, afirmó, fervoroso, como quien reza el credo. Ver a Gaya citado allí le sorprendió grandemente. Nos leyó por encima los datos de la solapa de un libro de Gaya que acababa de comprar: el pintor había nacido en Murcia y tal. No sé cómo lo enlazó, si lo enlazó, pero habló mucho de lo que sufría él con las injustas críticas que le hacían a él los medios de derechas, que iban a por él. Para terminar, reconoció estar emocionado porque había visto, hojeando el índice del libro, que Ramón Gaya hablaba de Miguel Hernández, víctima del franquismo. Ni corto ni perezoso, empezó a leernos la reseña de Gaya a Vientos del pueblo sin darse cuenta de que lo ponía bastante regular. Desde entonces supe que de Berzosa no se podía esperar gran cosa.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Así anda la complu, con un desprestigio galopante. J

Suso dijo...

A Berzosas le cambias una letra y sale b...

María dijo...

Excelentísimo y Magnífico!

marinero dijo...

Discrepo. Creo sinceramente que se da aquí una imagen de lo ocurrido que es poco justa. Cito literalmente, de una entrevista aparecida en EL PAÍS, lo que el rector Berzosa dice acerca del asunto:

"Pregunta. ¿Cómo califica lo ocurrido?

Respuesta. Es totalmente condenable. A mí me ha indignado mucho. Todos los cultos, creencias, ideas y valores merecen un respeto. Se puede y se debe discrepar y hasta discutir si debe haber capillas o no en la Universidad, pero con diálogo y por los cauces institucionales, no de esta manera.

P. ¿Cuál es su opinión sobre las capillas en la Universidad pública?

R. Las cinco capillas estaban cuando llegué al Rectorado. Existe un convenio con la Conferencia Episcopal que respeté absolutamente. Nunca he querido ir contra las existentes, he respetado el culto católico. La Conferencia lo sabe y ha reconocido que las relaciones con la Complutense son cordiales. Saben que, a pesar de mis ideas, he sido respetuoso con sus creencias. Ahora, mi opinión particular es que en los centros públicos de enseñanza no deberían tenerlas".

Uno puede estar más o menos de acuerdo, pero su opinión me parece sensata, y expresada con sensatez. Y, con independencia de cuáles fueran los orígenes de las Universidades, su situación actual es que la Complutense es un centro laico, no religioso, y donde pueden asistir, y asisten, personas de distintas creencias religiosas, o de ninguna. También, y durante siglos, el declararse católico fue un motivo de exclusión en Oxford y Cambridge; nadie defendería hoy que esa norma siguiese en vigor.

E. G-Máiquez dijo...

Qué ejemplo, Marinero. La existencia de capillas no significa, ni yo defendería jamás, la exclusión de las alumnas ácratas o lésbicas o lo que fueran. La postura de Oxford y Cambridge era, por otra parte, muy contraria a sus propias raíces históricas y es que eso tiene negarlas: se acaba en la intolerancia, en el ataque a las capillas o en la exclusión a los católicos.

marinero dijo...

No sé bien cuál es el ejemplo al que se refiere EGM; en todo caso, yo no apoyo desde luego la exclusión de nadie. Digo sólo que los orígenes de la Universidad tienen poco que ver con su actualidad; que dicha actualidad es laica -nadie diría que, al acudir a una Universidad, lo hace a un servicio religioso-, y que, en consecuencia, puede discutirse la procedencia de que existan en ellas edificios religiosos, sean de la religión que sean. PUEDE DISCUTIRSE, repito; no estoy diciendo que mi opinión es que deban eliminarse, sin más. Ni el rector Berzosa lo dice tampoco. Y lo cierto es que la imagen que da la nota de EGM, para quien no conozca la entrevista, es la de que el dicho rector, ante un comentario sobre lo ocurrido, hubiese contestado algo así como "lo que tendría que pasar es que no existiesen capillas católicas, así no habría problema", lo que evidentemente ni dijo ni piensa. Yo no sé si EGM entiende que la existencia de dichas capillas es algo que debe estar más allá de cualquier discusión, y que toda discrepancia sobre el asunto es sencillamente inaceptable. Si ése es el caso, yo, desde luego, no estoy de acuerdo. Digo más: con una actitud asi, quien demostraría poca tolerancia para con las ideas ajenas no sería precisamente el rector Berzosa, creo.

José Luis dijo...

Esta cosa de los "servicios religiosos" que dice Marinero, también lo decía Elvira Lindo en un artículo ayer en El País. El artículo era una porquería a la que daba pie la asistencia de la escritora a la Misa de Bach tocada en el Carnegie Hall.
A mí eso de "servicio religioso" me suena raro y me hace mucha gracia, porque es como de señora que se intenta hacer la fina.
A Berzosa lo invitaron por un aniversario del Código Civil -ya que se jacta de ser descendiente de Alonso Martínez- a Burgos, y dijo una cantidad de chorradas que aún se recuerdan. Empezó con lo típico "Aunque no soy jurista..." Y el resto de sus bobadas corroboraron que no sabía nada de Derecho, claro.