domingo, 30 de agosto de 2015

Lo bueno


Lo bueno es qué bueno 
me vuelve la pena. 
Cuando estoy melancólico, no hay nada 
que no me conmueva.

[A Carmen Oteo, en el artículo]