lunes, 24 de abril de 2006

Hace días que no hablaba del Gobierno

9 comentarios:

José Nadie dijo...

...¡Traîtres!...
Querido capitán Haddock, ¿cómo pudo usted olvidar eso?

Capitán Haddock dijo...

Porque confío en que detrás (o delante) de mí vengan otros como usted (no nadie sino Nadie, como Ulises) y me ayuden con el catálogo, que es amplio...

joaquín moreno dijo...

¡Muy bien, Milrayos! ¡Hazlo otra vez! Abdallah.

E. G-Máiquez dijo...

Bienvenido al desierto, Joaquín.

Pedro Blanes dijo...

Cuenten conmigo

Adaldrida dijo...

¡Me encantan los libros de tintín! Ahora Beades hablaría de la sensación de mirarse con complicidad (utilizo la palabra con mala idea) y decir, ¿tú también? Y sobre todo me gustan el capitán haddock y los Hernández y Fernández, que los recuerdo siempre juntos cuando el capitán se encoleriza porque le han dicho que escupe al hablar. Va protestando enfurecido a todos los circundantes, y los policías van buscando, en previsión de lo que se acerca, un paraguas.

E. G-Máiquez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
LLir dijo...

Pero qué mente tan retorcida... Ya no se puede hablar con inocencia ni a los amigos...

E. G-Máiquez dijo...

Reconozco el error, y retiro mi comentario, Llir entre cards, y yo el más cardo.