sábado, 8 de abril de 2006

Novísimo

Una lectora del blog (o sea, mi mujer) me dice que hablo demasiado de la muerte. Releo las últimas entradas y veo que sí, que estoy de lo más novísimo (en el mejor sentido, que esta vez no es el poético). Puede que sea por el espíritu de la cuaresma, que poco a poco me haya empapado, preparándome para los Oficios de Semana Santa. O puede que sea el espíritu de Quevedo, esto es, que miro los muros de la patria mía, y no hallo cosa en que poner los ojos que no sea recuerdo de la muerte. O puede que.....

3 comentarios:

Arp dijo...

Qué duda cabe que con la política actual es más fácil acordarse de los novísimos (por supuesto, no los poetas).

Anónimo dijo...

Y qué más necesario hoy en día que hablar de la muerte.
Siga así.
Juan Ignacio.

Anónimo dijo...

Veo una foto aquí que creo que podría comentar. A no ser, claro está, que se trate de una manipulación de la izquierda comeniños y que eso nunca haya sucedido, que todo es posible.

http://www.elpais.es/misc/portada20060409.pdf