lunes, 17 de abril de 2006

Nuevo ensayo dantesco

Nada más fastidioso para la gente que oír eso de "Ya os lo dije". Pero no me puedo resistir a la tentación, porque efectivamente yo soy aquel que anteayer no más decía de la actualidad de Dante, y el que ayer, más o menos, volvía a insistir, refiriéndome además al mismísimo Canto XXVIII.

Y ahora Dante ha saltado a la rabiosa actualidad a cuento de esta viñeta publicada en Studi Cattolici (naíf si comparada con Gustave Dorè) en la que se cita (no se dibuja, ojo) el momento de la Commedia en el que sale Mahoma.


Tendría mucho que opinar sobre el asunto, amparándome en mi libertad y responsabilidad personal, por supuesto. Pero baste por hoy mi propósito de ir memorizando la obra sacra de Dante, antes de que la prohiban por completo. Si empezamos con las expurgaciones, ¿por qué censurar sólo el pasaje de Mahoma? ¿Por miedo a los terroristas suicidas? ¿No hay acaso muchos otros cantos que podrían herir la sensibilidad de los suicidas, precisamente, o de los adúlteros, o de los banqueros, o del lobby gay, o de los perezosos como yo, sin ir más lejos...?

Lo peor de la ciencia-ficción es que termina sucediendo. Ya teníamos aquí el Mundo feliz de Huxley y el Gran Hermano de Orwell, y ahora parece que comenzamos con la quema de libros, como en Fahrenheit 451. Mira que lo avisó Javier Salvago: "Hay que tener cuidado con los sueños / porque a veces resulta que se cumplen". Y las pesadillas siempre...

Si nos repartiéramos, como en la novela de Ray Bradbury, el trabajo de memorizar y si sólo expurgaran el Canto XXVIII, yo me pido el pasaje de Bertran de Born. Pero seguro que luego atacan otros cantos, y a Shakespeare, y a Cervantes, y a Pablo de Tarso... Cuando tengamos, oh lectores de la Resistencia, que esconder toda la Commedia entre los pliegues de nuestros recuerdos insumisos, yo me estudiaré, si me dejáis elegirla, la entrevista con Brunetto Latini, que no le gustará nada a Zerolo, pero que es respetuosa, emocionante, bellísima.

2 comentarios:

Fernando do Vale dijo...

Ya que te saludé desde el cuaderno de un amigo común, aprovecho para hacerlo ahora en tu propio cuaderno, en tu propia casa. Feliz Pascua y enhorabuena por este diario de anécdotas y relexiones. Un fuerte abrazo desde el Alentejo.

E. G-Máiquez dijo...

Gracias por el saludo, y estás en tu casa: los amigos de mis amigos, si no tienen inconveniente, lo son míos.